miércoles, 28 de abril de 2010

Desde el centro del mundo, Panamá, hasta el fin del mundo, Argentina, la narradora y poeta Melanie Taylor, nos regala este gran micro relato "control remoto" con el que elegimos un poema que nos dedica con generosidad.
Gracias Melanie.



















Control remoto

Cansado de cambiar canales, empezó a observar su vida. Miró a su mujer; notó finas líneas alrededor de sus ojos y presintió que también él tenía arrugas que hacían su debut. Escuchó a sus hijos sin entender de qué hablaban, asumió que era una lengua extranjera o al menos un dialecto hecho con neologismos. Se prometió comprar un diccionario. Buscó al perro y éste ya no estaba. Ahora había un gato que se complacía en enterrar sus uñas afiladas en su sofá. Encendió la tele otra vez.



Balada para Aldo

¿Qué se sentirá vivir en el fin del mundo?
No sé
ya que vivo en el centro
Te imagino de cabeza
pero seguro estás de pie
Yo que contemplo el mar
día tras día
aún con los ojos cerrados
que bebo sol como cerveza
transpiro sal y rocío mañanero
no sé que es estar tan abrigado
con el frío silbándote al oído
Pensándolo bien...
quizás no viva yo en el centro
ni tú allá
no hay mundo ni sol ni desierto
ni montaña ni whisky ni mar
sólo una añoranza
que sabe a palabras húmedas.


Melanie Taylor(Panamá, 1972)
Estudió violín en el Plan Juvenil de la Sinfónica Nacional y en el Instituto Nacional de Música. Licenciatura en Psicología por la Universidad de Panamá y Maestría en Musicoterapia por la Hahnemann University (Filadelfia, USA).Obtuvo la mención de honor en el Premio Nacional de Cuento “José María Sánchez” 2002. Publicó el libro Tiempos acuáticos (UTP, Panamá, 2000) y Amables predicciones (UTP, Panamá, 2005).

Sitio de M. Taylor, "cuentos al garete", http://melanietaylorherrera.wordpress.com/

lunes, 12 de abril de 2010


El poeta y viejo amigo Gerardo Burton, radicado en Neuquén, nos ilumina la memoria



























11 de marzo

no pudieron

de la burocracia del terror
de mazmorras húmedas
de los escombros de la
historia
del extranjero
volvimos
los sobrevivientes

acá
a este país bello y dulce
como el alba

burton, neuquén 2010

sábado, 10 de abril de 2010

Dos poemas de la poeta y amiga Marta Goddio, de Santa Fe, en uno me halaga en el otro nos emociona



























A Aldo Novelli, por cantar a dúo y a los cuatro vientos
como tímidas luciérnagas o modestos grillos
pero siempre en vuelo y en búsqueda del enjambre,
resistiendo oscuridades
cantando siempre, al fin de cuentas,
a los cuatro vientos
las libertades que nos falta
las verdades que se niegan.

Marta Goddio


Al fin de cuentas

Al fin de cuentas,
no es tan poderosa la adversidad como aparenta.
Se debilita pronto su estrategia
al vernos reunidos
otra vez en bandada, enjambre
tribu, clan, cardumen…
a pesar de ella y todas ellas,
felices de andar juntos
en paz con nuestras incertidumbres
indeterminados, inacabados
pero juntos.
En causa común, a pesar de ella y todas ellas
Desenmascarando a los traficantes de miedos
o de efímeros deseos
que consumen a mordiscones
nuestro discernimiento.

Al fin de cuentas,
no es tan poderosa la adversidad como simula.
Se espanta fácilmente con nuestras risas, nuestros cantos
a pesar de ella y todas ellas.
Se confunde al ver nuestras manos y sus sombras
labrando una y otra vez
con hilachitas de constancia
la red que nos ampara , nos fortalece y nos anima.

Queda atónita ante nuestra hospitalidad,
nuestro agradecimiento constante
por ofrecernos la oportunidad
de conquistar nuevas y mejores libertades:
cambiar de opinión, por ejemplo
y de ser necesario
mudar el pensamiento como ella sus disfraces

No es tan poderosa la adversidad después de todo
si no logra cautivarnos con la aparente seguridad
de preceptos y templos vacíos
No es tan poderosa, al fin de cuentas
si no es capaz de convencernos de nuestra incapacidad
de transformar y transformarnos,
de cerrar filas, codo a codo,
corazón a corazón
a pesar de ella y todas ellas.
Marta Goddio. 21/03/10


Que no se te olvide..

Que no te pase inadvertido
Que no te gane el hábito, la costumbre
La inercia, el ya paso…
Que no se arraigue en la costumbre
Que no te resulte natural escuchar que fue una guerra.
Que no lo aceptes.
Que no la fue.
Que no te parezca ajeno, ni lejano
Que no se te pierda
En los tortuosos laberintos de palabras vacías
El sentido profundo
del por que marchamos
cada 24 de marzo
y somos pañuelos blancos
multiplicados en la calle.
Que no se te olviden
esos rostros de las pancartas
Que no dejes de preguntar
Que no te conformes con argumentos triviales
Que no se te olviden los nombres
Porque son mas de treinta mil
las historias por escribir.
Que no se te olviden sus banderas
Que aun están caídas y esperándote


Marta Goddio- 24/03/10 , con abrazo.

martes, 6 de abril de 2010


La escritora argentina Marta Zabaleta, exiliada durante la dictadura y residente en Gran Bretaña nos acerca este poema donde la poesía, su vida y la nostalgia del exilio se entrelazan en un texto conmovedor

















Carcel de Devoto en Argentina












Visita en Villa Devoto



El cafetín de Devoto

A las víctimas de la Operación Cóndor en Argentina, a nuestros hijos, a mi amiga Dolly Grunman de Alvarez


“Traful, recuerdo con una quizás indebida alegría el año entero que pasamos enjaulados en un coqueto ambiente de 1, 5 x 1,80, con todos los adelantes (inodoro, piletita, lampazo). Leíamos desde las 6 a.m. hasta las 9am, hora de ir al recreo. En la tarde, después del recreo vespertino cantábamos a dos voces y los otros "internos" creían -promoviendo nuestra más sincera vanidad- que había una radio en el pabellón. Los dos 1 de septiembre en que convivimos canté para vos "Le temps des cérises". Un primero de febrero vos me cantaste un estilo de Gardel. A la noche, inventamos una ceremonia muy graciosa (para nosotros) con el objeto de preparar los catres. Podíamos a veces pasarla muy mal, pero éramos -¿lo diré?- felices. Nos fortalecían la esperanza, los ideales, las canciones, las lecturas y el sentido del humor. Y tu inmensa bondad solidaria”.
Emilio de Ípola * 9/5/2009



Devoto tenía ese que sé yo, ¿viste?
detrás de ningún árbol se me aparecía él.
Mezcla rara de penúltimo linyera y de primer polizonte a la luna
no se me aparecía en la larga calle de la cárcel. Sin árboles.
Los piantados estaban bien adentro. Presos. Presos. Todos.
El Cafetín abierto, con coraje y bronca.

Mañanitas de Devotocon madres de socialistas
Presos. Chilenos. De antes del golpe.
Acampadas en la noche un número me guardaban
pues yo tenia una hijita. Por eso llegaba tarde,
a eso de las siete esperas, yo llegaba.
Al lugar de las chilenas, bien adelante en la cola.

Llegaba siempre nerviosa y ya agotada:
nos acostábamos las dos a las tres de la mañana
siempre vestidas, mi nena y yo,por si nos secuestraban de madrugada
ella pensaba defenderse
con el palo del rastrillo de la playaque todavía guarda bajo su cama.
La dejaba durmiendo, con su nanita Silvia Ibalde
recién llegada, salía a escondidas
sin saludar al portero, si podía, y caminaba
y caminaba ycaminabaa riesgo de extenuarme, para que nadie supiera
de donde había partido.
Siempre encontré complicado eso de pedirle al tachero que me llevara.Por más que caminara, cuadras y cuadras, pasar anónima en Buenos Aires no era sencillo: decir Cárcel de Villa Devoto y azorocharme. Vendrían luego los cuentos, consejos, retos con amenazas, y hasta alguno que otro requiebro, quejas del alma, mi marido chileno,
el preso Alberto, hubiera dichoque todo era más simple, los encontrabas
porque les hablas y te seguirían todo el tiempo
desde antes de caer en cana…
Desde Belgrano R hasta la cárcel, de un de repente, yo descansaba, revisando en la mente
si llevaba el dinero que debía depositarle en la cuenta
Banco Nación sucursal de la cárcel, para que le dieran
pan y mate cocido. Palos. El resto, hambre.Por meses, no le entraron ropa. Después los utensilios de tocador, entregados desde la cola, sin poder verlo. Y las requisas.
Y dejarlo sin visitas. Estaban suspendidas ¿habría traslados?
Sangre y terror, sin lágrimas. ¿Quién moriría?...Aserrín aserránlos maderos de San Juanpiden pan, no les dan,piden queso, les dan hueso
y les cortan el pescuezoEsas mañanitas de Buenos Aires
donde en la cola estaba
una de las hermanas del Che Guevara.Parada por horas, reclamandoel derecho de los presos de querer ser mirados.Y una media atontada, agonizaba primero
en el barcito ubicado justo enfrente de la puerta de la cárcel.
No tenían medialunas, ni milanesas:
compañeras nerviosas, madres llorando, hermanas tristes, alguna que otra esposa, y hasta un hermano, dos padres, harto humo, café y miedo
mucho miedo; pero nunca un tango.
Y muy importante, había un baño.

Después, pasar adentro, humillación y espanto.
La cola: hijas, hijos, de pocos añosllevándole un clavelel día del cumpleaños a su madre.
Sería la hora en que los esbirros
comenzaban a tomar el mate amargo, que escupían a tu paso.También la del primer güisqui mío del día, en ayunas, sin hielo ni soda
para darme coraje, desasustarme.
Paren las bembas.
Tómense un trago, que ya lo’vamos.Vos no tenías wisky y bombones, cafetín de Devoto,
como aquel bar bienudoadonde para a pocos selectos
tocaba el sexteto del gran Piazzola.
Un dia charlando le pedí que tocara en el Luna Park
para mandarle fondos a los presos en Chile,
En el Luna Park? Se sonrió con tristeza, y comentó:
...Pero son tantos…
Y claro, hay que hacer algo, por eso…
…¿Quién va a pagar por escucharme, Marta?
Miraba con ironía, tal vez tristeza,
aquella tardecita loca de Buenos Aires.Esas que tienen ese algo, un no sé qué, que te hace sentir tan sola cuando hacés cola. Por un númerito, para irte al exilio,
por una sopa o volando a la muerte.Aunque no quede pan, les sobran balas.

Como olvidarte en esta queja
cafetín de Buenos Aires
si sos lo único en la vida
que se pareció a mi vieja.


Marta Zabaleta ©, Londres, 11 de marzo 2010, cuando en Chile asume el gobierno el pinochetismo, que nunca dejó realmente el poder.

Capítulo de: “Dulce de Leche, pseudo memorias de Lucia Salazar”.


* Horacio Traful Baldomero Alvarez Grunnman, chileno-argentino, fue secuestrado en Buenos Aires el 7 de abril de 1976. Apareció mas tarde en al cárcel de Devoto y luego de la inspección de Amnisty Internacional, fue trasladado a la Unidad 9, La Plata, a cuya celda hace referencia su colega y amigo Emilio de Ipola, autor de este epitafio que escribió en la webpage de Traful (http://www.trafulalvarez.com.ar/ppal.htm) dos años después de la inesperada muerte de la muerte de Traful en el exilio en Francia, 2007.




Fotografías de sus hijos en aquellos días


Yanina Andrea Hinrichsen Zabaleta, 3 años, abril 1976


















Tomás Alejo Hinrichsen Zabaleta, Glagow, 9 meses, nacido en el exilio el 1 de septiembre de 1977.

lunes, 5 de abril de 2010


Leonor Mauvecín, poeta de Córdoba, recordaba de un poeta amigo que "la realidad es una herida que sangra y yo tomo nota", y nos acerca este bello poema hasta que florece la sangre


Los Últimos Comediantes

Aquí estamos
Entre todos los últimos comediantes.
Entre los socavones del amanecer.
Entre los manifestantes con banderines de plomo.
Entre las innumerables mentiras.
Entre los ingenuos culpables y los malvados.
Entre los que emigran dejándonos una cicatriz de aborto.
Entre los sórdidos mendigos con sus mendrugos agusanados.
Entre los locos
Entre los insaciables que consumen la última hamburguesa
y juegan al polo con caballos de palo y escopetas.
Entre los que devoran bibliotecas con la única finalidad
de sí mismos .
Entre los que miden el último gen del genoma humano
para saber que somos sólo el doble que una lombriz
y menos que un insecto.
Entre los que buscan el primer contacto con el mono
en el mítico eslabón de la historia.
Entre los que deambulan con los pelos rojos
y el rock and roll en sus orgasmos.
Entre los que gritan con Charly
[1]
sueñan con Fito[2] o comen langostas aladas
en los recitales nocturnos de los Redondos
[3].
Entre los que miden el compás de un tango abovedado
Y huelen la nostalgia de una calle desierta.
Entre los que no saben volar o no pueden
y usan polvo blanco o jeringas para vivir una vida prestada.
Entre los que ven la muerte.
Entre los que ven la muerte en pantalla chica
y se creen a salvo.
Entre los que viven la vida como una película del Far west
hartos de pochoclo y coca cola y se pegan a la imagen
dejando sus máscaras en las ondas del aire.
Entre los que hablan y leen un lenguaje universal
y buscan la metáfora.
Entre los que hacen dedo en las autopistas
y pagan el módico peaje de la intemperie.

Entre los que aman.

Entre los que venden un cielo de cartón
con un rey de bastos dispuesto a golpearnos en las dos mejillas.
Entre los que caminan kilómetros para escuchar
al famélico maestro con su magro librito bajo el brazo.

Entre los que descubrieron la ternura.

Entre los que descubrieron la ternura
y golpean las puertas.
Entre los que golpean las puertas buscando la salida
hasta que la sangre florezca en las manos.


Leonor Mauvecin



[1] Charly García músico Rock nacional
[2] Fito Páez , músico Rock nacional
[3] Redonditos de ricota , grupo de Rock nacional


El poeta Larry Mejía fundador del negacionismo y heredero del gran poeta Jotamario co-fundador del histórico nadaísmo colombiano, un amigo entrañable que no olvida la distancia me ofrenda este bello poema





























Tengo entre manos

Para Aldo Luis Novelli


un poema tan bello
que si lo suelto sale volando
un poema que quebró todos los espejos
y con los pedazos apuñaló hasta el último recuerdo
es un bello poema de ojos negros
un poema empedrado
que huele a Jack Daniel´s
y sabe a Jack Daniel´s
este poema que tengo entre manos es un trago
una montaña
mirando desde el fondo de mi
es un poema que le quitó la cabeza a más de 20 poemas de amor
un poema que tranquilizó a la canción desesperada
un poema que fue medicina cuando Dios estaba enfermo grave
tengo un poema de prisa
este poema está orgulloso de sí
y pone la otra mejilla
este poema está enamorado de la vida
porque ya lo dejó la muerte
un poema de ultratumba
tengo entre las manos un poema adolescente
que enterró a Omero
y le dio teta a Borges
tengo entre manos un poema presumido
un poema nuestro
tengo un poema cantante
poliglota
que nunca fue al colegio
que no aprendió a fumar marihuana
que no aprendió a callar
y que todos conocemos
un poema que desde luego no se a dicho
y no será esta la ocasión

Larry Mejía
Al que quiera oir...

Por el Día de la Memoria


diminuto

soy un ser diminuto
pequeñísimo como un insecto apenas visible
en el fárrago desesperado del mundo
pero respiro, río y sufro
aunque muchos me ignoren
estoy aquí, frente a vos, frente a la multitud
y digo mi humilde palabra
al que quiera oir
mi palabra precaria y revolucionaria
al que no quiera oir
digo mi palabra
y la grito a los 4 vientos
y a los 7 mares
con ella hago un canto común
y les canto las cuarenta a los déspotas.-

Un abrazo impetuoso.
aldo luis novelli/ desde los bordes del desierto.-
La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto. El poema es la sed.

viernes, 2 de abril de 2010

El sueño del poeta


video


El sueño del poeta

Cuando el poeta lee
hay aplausos a rabiar
algunos histéricos abucheos casi inaudibles
gritos y ovaciones,
tipos enloquecidos y vítores demenciales,
y dicha sea la verdad:
el poeta no lee muy bien,
ni sus poemas son para enardecer a vastas concurrencias
y mucho menos el tipo es un poeta
tocado por la fama o los honores de sus pares.
Pero hay que reconocerlo
nobleza obliga
cuando el poeta lee
hay energúmenos contra el alambrado
(dispuesto especialmente para cuidarlo)
oyentes fanáticos con ojos desorbitados y manos desesperadas
golpes en las mesas y cerveza volando por el aire.
Es una bacanal romana en medio de un mundo que se cae a pedazos.
Un solo detalle colabora en esas circunstancias
en que leo mis dolientes artefactos como si fueran grandes poemas
dos elegantes señoritas muy agraciadas
o sea, un par de hembras que rajan la tierra del inmenso salón
se van desnudando a medida que los espectadores
aplauden y reclaman interminables bises.-


Mi agradecimiento a Fernanda Escudero y Mariano Ortiz del Caldero del diablo (http://elcalderodeldial.blogspot.com/) y demás amigos, actores y exhibicionistas.

http://www.youtube.com/watch?v=1hDhUnBFGaU

Un abrazo impetuoso.
aldo luis novelli/ desde los bordes del desierto.-
http://www.la-sed-infinita.blogspot.com
La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto. El poema es la sed.