domingo, 7 de diciembre de 2008


Algunos apuntes a propósito de la poesía de Aldo Luis Novelli
En su libro “Desierto”

Por Lucía Orellana Cofre
































A Partir Del Epigrafe

La poesía de Aldo se encuentra en el centro del desierto y los poemas son los caminos que cruzan este desierto para llegar a ese corazón, santuario, que se llama POESÍA.

En el libro Desierto el YO LÍRICO, al igual que los héroes de las sagas. Se enfrenta a obstáculos que presenta el desierto; esos dragones (quizá el mítico matuasto de los patagones),”Hoy me levanté decidido / a matar al inmenso dragón” : o esas cigüeñas mecánicas, imagen que se asocia con máquinas extractoras de petróleo. El héroe bien armado, no logra dar muerte a los guardianes del desierto.

Aparecen las almas de los amigos en este desierto de Novelli, “Algunos / se camuflaron en el tiempo / con la roja arcilla de las bardas”.

El desierto tiene nombre propio: “ palabra”, como decir desierto de Atacama: ”De los grandes desiertos del mundo / la palabra es el más poblado”/.



En El Bar

En la poesía de Aldo, el bar, es como un lugar de tránsito, de reposo frente al mundo: “Un hombre entra al bar/ se sienta/ sabe que el mundo está destruido”.

“El hombre sentado a la mesa de madera/ saca su libreta/ se olvida del bar, de los restos del mundo/ se olvida del tiempo/ y escribe” ( poema VIII ).



El Último Viaje


A partir del epígrafe:

En el epígrafe se plantea el tema de la fe:


También hay una referencia a la resurrección de la carne a partir de la imagen del círculo: “ Ese día en que los buenos resucitarán como / seres esféricos/ y rodando de felicidad entrarán al cielo”

La fe como salvación frente al viaje del héroe que se enfrenta a un destino o un viaje frente al cuál ya ha sido vencido.

El tema del viaje hacia el mar:”El viaje fue una loca danza / entre los quiméricos animales del cielo / y las escurridizas liebres patagónicas”.

El yo lírico aflora frente al mar: “y un impulso atávico / transformó mi cuerpo / en una estatua de sal”. La hija de Lot se giró para ver que sucedía con Sodoma y Gomorra pese a que Lot le había advertido que no lo hiciera.
( Antiguo Testamento).

Se menciona a los hermanos mayores en las artes plásticas y en la poesía:
A Dalí y a César Vallejo.

En el poema IX el poeta se distancia frente a si mismo: “El hombre termina el último texto”… El poeta dibuja y escribe el nombre de una mujer: Analía
“e inmediatamente sabe que nunca la conocerá”.



En Los Bordes De La Ciudad


En esta última parte del libro se ubica al YO lírico en el borde de la ciudad, en su límite, en el extra muro: “En los bordes de la urbe / al margen de los intelectuales”

Se describe a la ciudad en tonos de luz y sombra mientras cae la lluvia, el agua, ¿ quizás la purificación ¿

Se rememora el borde del desierto: “Hay una música triste que /silva al viento / y trae sonidos cercanos”.

Y se remata: “y el desierto ya es una lejana ilusión / en los remolinos de la infancia”



Final


En el libro DESIERTO, se plantea de algún modo el tema del viaje de Ulises en su regreso a Itaca.

En nuestro tiempo, los viajes a los cuales eran proclives los poetas beatniks.

O el viaje en moto del Ché Guevara.

Para los ochentenos, el tema del viaje de los hippies como mochileros, todos tras los sueños, la ilusión, la revolución.

Para enfrentar el desierto, circular y o salir de él, el poeta recurre a la fe, a lo religioso pero fracasa.

La imagen de la mujer se asocia de algún modo a la imagen del DESIERTO: nunca lo o la conoce.


Lucía Orellana Cofré

Poeta /Valdivia /Chile
Publicar un comentario