lunes, 18 de febrero de 2008






LA INFANCIA DEL PROCEDIMIENTO


Convocatoria abierta hasta diciembre 2007. Pueden participar poetas argentinos y extranjeros de lengua española, por invitación o selección (leer la presentación del proyecto). La idea es registrar el procedimiento poético de cada autor. El sitio incluye: biografía, fotos de infancia, manuscritos y textos seleccionados.





















Establezco como mi hito inicial con la literatura, aunque nunca sabré si es así, un día allá por los 10 años, cuando cursaba 5to grado de la primaria, la maestra nos dio como tarea para el hogar una composición sobre “el árbol” yo recuerdo someramente que escribí algo que relacionaba el árbol y sus raíces en la tierra con la familia y sus raíces en la comunidad... y entonces hubo un “Muy bien 10 Felicitado” y el llamado a mis padres y toda una eclosión familiar. Para esa época yo leía a los superhéroes, Batman, Superman, Linterna verde, Spiderman, etc, mi madre me regaló un libro de Julio Verne, pero yo seguí leyendo a esos fantásticos superhéroes, que fueron mis compañeros de lucha por mucho tiempo, y me animaría a decir, hasta hoy en día. Han arriesgado a designar mi escritura como “realismo urbano” aunque ha sido clasificada diversamente, es una poesía formalmente de lenguaje urbano, seco y a veces ácido, despojado de imágenes abstractas, con escasa adjetivación, contaminada de intenciones irónicas, y ocasionalmente revestida de un descarnado erotismo, donde todo el poema funciona como una sola imagen, intentando crear en el texto un clima naturalista y cotidiano, una atmósfera realista que en un instante, es fugazmente iluminada por un resplandor, que al impactar en el cuerpo del lector y en función de su propia carga de emotividad y empatía con esa temática escritural, le den al texto dimensión poética.
Aunque reconozco dos registros bastante diferenciables, uno más minimalista y urbano y otro más prosaico y coloquial, ambos sostenidos sobre un sustrato claramente ideológico, que me permiten definirme como un ‘poeta social’, aunque recreando la poesía social de los ’60 a través de otras formas expresivas.
De alguna forma me siento deudor de poetas como Juan Gelman y César Vallejo, y en líneas generales de la ‘poesía social latinoamericana’; ‘el coloquialismo’; ‘la poesía beatnik’; ‘el realismo sucio’; ‘el minimalismo’; “la poesía maldita francesa”; y “el neorrealismo italiano” aunque estas marcas no se vean a simple vista.
Me anima cierto “programa poético” que consiste en lograr una expresión comunicacional simple, para llegar a un lector “ingenuo” o “salvaje” y en un segundo código decirle algo más, a un lector “sensible” o “competente”.
Escribo poesía, o mejor dicho, el intento de llegar a ella, debo decir acá, que la poesía es para mí, una hembra, una hembra voluptuosa, casquivana y esquiva, que intento atrapar cada noche y nunca lo consigo y esto de alguna forma me mantiene vivo.
También escribo, pero en un plano más racional, narrativa, relatos y micro relatos y ensayos literarios. Intento algunas traducciones del inglés, y realizo por pedido reseñas y críticas literarias.
Creo que desde siempre, hace ya 40 años, he estado escribiendo el mismo poema de diversa forma, dicho en una forma más cabal, los temas que me preocupan son los mismos: la utopía, la palabra, la revolución, la cotidianidad, el sexo, los seres marginales y los detritus del mundo, o sea los hombres y mujeres y sus angustias, sus búsquedas, sus obsesiones, y la interminable búsqueda del paraíso perdido.
Mi actividad literaria actual es leer, escribir, participar de encuentros, congresos, jornadas, lecturas, dar lecturas y talleres de lectura/escritura en escuelas.
Vivo de la poesía, pero trabajo como analista de sistemas en una empresa informática y hago esporádicamente artículos periodísticos de género literario o político.
Creo que el desierto patagónico es una tierra fértil para la poesía, que acá se ha superado largamente la estética folklórica y anquilosada de muchas otras zonas del país, además hay un caudal poético importante y diverso, con grandes poetas que merecerían mejor suerte y mucha más difusión, pero todos sabemos que las manzanas que cultivamos con esfuerzo en la patagonia, la saborean en las grandes ciudades.
Mi utopía personal con la palabra poética es seguir defendiendo la libertad de pensamiento, intentando formar en los jóvenes un pensamiento crítico, y tratando de aportar una semilla de manzana a la utopía de un mundo mejor, que creo posible, desde mi humilde lugar, desde mi precaria palabra poética y revolucionaria.


aldo luis novelli
neuquén – patagonia – argentina
poeta y laburante

e-mail: aldonovelli@yahoo.com

http://www.la-sed-infinita.blogspot.com
http://www.fluidos-virtuales.blogspot.com



Del Libro en prensa 'Camino Cansado entre Cuerpos'



Hambre


Me tragué la luna
de un tirón,
sorbí cinco estrellas
y dos nubes negras,
me comí
una pierna, los pechos y un ojo de mi hembra
y aún tengo hambre de este mundo.-



Strip-Tease


Los sonidos se entrecruzan,
giran y se desnudan
lanzando pájaros negros contra la pared,
trazos de piel
y pelos vaginales estimulan
el poblado espejo de la estantería.
Hay rastros de sudor y alcohol
en la barra umbrosa que me sostiene.
Algo me dice
que el descuartizador de Milwaukee
preparó el espectáculo.-




Del libro inédito: “Nada que decir”:



¡Felices Fiestas! ¡Felices Fiestas!


Esa tarde eran siete
cuatro varones y tres niñas
jugando a la mancha sobre el montículo.
Después de un largo rato
transpirados de cansancio
cuando el sol brillaba sobre latas vacías de tomate
sintieron voraces mordidas en el estómago
y se sentaron a buscar algo comestible.
Natalia, la mocosa de cinco años
la de piernas como palitos de helado
encontró un pedazo de guirnalda dorada
la enlazó formando un efímero corazón brillante
y le gritó a sus amigos:
¡Felices Fiestas!, ¡Felices Fiestas!
y rió con picardía
como un esmirriado ángel de alas rotas.-





A orillas del Mahavavy


Estoy aquí sentado en el comedor
como si estuviera en Madagascar
empapando mi mirada en las aguas del Mahavavy,
y aunque se que ese río que corre
entre la pieza y el televisor, es pura ilusión
siento las gotas frías del agua golpeando mi cara
mientras observo a lo lejos
las goletas en persistente vaivén.


Tal vez sea esto;
y no este poema, ni todos los anteriores
ni los infinitos poemas que se escribirán;
la misteriosa e inalcanzable poesía.-




Del libro édito: “Agonistas del fin del mundo”:



Memoria


La memoria de un tiempo anterior
en las tierras del salvaje y la masacre
no se renueva en tramposas páginas de historia.
Mi arcillosa memoria, me habla de un niño
jugando a las escondidas con las sombras
de una infancia que huía a carcajadas,
o en medio de una desolada calle
entre cardos rusos gigantes
matar a Butch Cassidy (1) en duelo memorable.
Otra tarde, pelear con dragones mitológicos
con la espada de un álamo moribundo,
o ser el gran bailarín Rojitas (2)
y hacerle cien goles imposibles
a un arco de tamarisco y matacebo.
La memoria de ese salvaje que fui
no sabía de increíbles dinosaurios carnívoros
ni de los vengadores de una patagonia trágica,
tan solo dejó algunos corazones con nombres olvidados
en la corteza de un viejo coihue,
y unas cuantas piedritas de tardías payanas
sobre la tierra calcinada de Challacó (3).-


(1) Butch Cassidy: pistolero 'norteamericano' , que escapando de sus perseguidores y en sus raid de asaltos a los bancos, en el año 1900 llegó hasta las tierras de Chubut, provincia sureña de la Patagonia Argentina.
(2) Rojitas: habilidoso jugador del club Boca Juniors de Argentina, que fuera un crack en la década del '70.
(3) Challacó (olla de agua): antiguo campamento petrolero, con una veintena de casas, una escuelita rural de dos aulas y una plaza de tierra. Hoy, uno de los tantos caseríos fantasmas de la patagonia.






Tres Amigos



Dos soles rojos y siete lunas plateadas
iluminaban las tardecitas de mi pieza,
el desierto estático de mi ventana
se oxidaba lentamente contra las bardas,
y las negras cigüeñas patagónicas
iniciaban su danza nocturna.
Batman entra por la puerta
y me dice en tono enérgico
- ¡vamos te necesitamos
Superman nos espera! -
y allá vamos los tres
a salvar el mundo una vez más.
Ni Alonso Quijano ni Ernesto Guevara
mis camaradas revolucionarios
fueron un millonario y un extraterrestre
y yo mutaba caóticamente:
Acuamán, Ringo, Cochís
Daniel Boone, Meteoro o Rojitas,
siempre hubo un traje brillante
donde enfundar mis delirios.
Ni molinos de viento enloquecidos ni generales asesinos,
cardos rusos rodantes y lagartijas histéricas
eran los enemigos más visibles.


Repentinamente, una sirena demasiado real
rompe el encanto,
debajo del cono del luz
un vaso de vino tinto, varios puchos retorcidos
medio rostro recalentado, la mano temblando
miro hacia abajo
y juego sobre la hoja con dos pelos
que no resistieron los avatares de la nostalgia.-





Del libro “Mínimo Mundo”

Editado por el Min.de Educ. de la Nación en el marco del Plan Nacional de Lectura




matria


la conocí una lejana mañana
que flameaban banderas.
hablamos en bares y bodegones
durante un tiempo rojo.
una noche en una calle oscura
le acaricié los senos.
nos amamos una tarde
cerca del basural
mientras sus hijos buscaban comida.
sigo enamorado de sus despojos.




el preguntón descolocado

a L. Lamborghini

el tipo preguntó por los pájaros desposeídos
por las patas de los pájaros
que se lavan en la fuente.


preguntó por los pájaros hambrientos
por el pico de esos pájaros
gritando 'no pasarán' en esta nación piquetera.


por los pájaros poéticos
por la lengua de esos pájaros
escribiendo papeles sin fe ni sudor.


el tipo preguntó por los pájaros
por el vuelo de esos pájaros
pichones que se embolsan la cara
para escuchar la voz de Dios.


preguntó por los pájaros
por los ojos de esos pájaros
al ver la íntima luz de una niña
vejada por el patrón.


por los pájaros
por las alas de esos pájaros
cuando sangra el ano de un niño
violado por la respetuosa santidad.


el tipo preguntó por los pájaros
y se fue volando.-



Publicar un comentario