viernes, 16 de octubre de 2009


Una lectura diferente del libro de poemas "Desierto" de Aldo Luis Novelli

por Juani T. Figueroa



Juani en sala verde


DESIERTO una lectura diferente

"Desierto" es un libro que me tocó muy especialmente.
El poemario me pareció un libro de cuentos de hadas, lleno de VIDA, de recuerdos, de esos cuentos que uno quiere seguir escuchando todas las noches.
Como cuando te lee alguien...y escuchás o cuando lo lees solo y volvés y volvés y querés volver a leer.
Es el camino en mi vida.
Quería nombrar uno a uno los capítulos, pero voy a hacerlo de otra manera.
Cuando abro Desierto es como volver a mi infancia con los pocos miedos que tuve. Dragones, bestias y armas me volvieron a mi Ituzaingó natal y a los baldíos o potreros donde jugábamos con mis amigos.
Yo no pretendo entender la poesía, esta poesía entra en mí naturalmente, es lo que llega a mi mente y lo digo.
Adolescencia de miedos, allí sí, soledades de todo tipo.
En el cap IV, está Aldo escribiendo a cada instante furiosamente, con esa arena que se escapa… serán los sueños que creemos tener ya y de pronto se van?
Durante años sentí que esos sueños se iban, que había momentos de alegría, cal y arena, cal...cal...
Travesuras con arrepentimiento y la maravillosa luz mala, engañosa ella y los demás que nos la hacían ver peor.
Descubrimientos de cosas prohibidas, que con el tiempo perdés en el camino hasta darte cuenta que no son prohibidas, que pueden ser tuyas sin que se ofenda nadie.
Cuentos de terror, ojos de pozos negros, de luna roja.
Mágicas estrellas ilusorias.
Príncipe y princesa en el bar., así es como se sienten luego de mirarse.
Mafalda reina sabihonda de la vida.
Perfume, viejas culpas, puta?, no solo una mujer, sentimientos ocultos, pensamientos religiosos, decisiones con alcohol encima, reflexiones claras, eso pensamos pero y cuando el alcohol se va? como quedamos?.
Quedamos llorando, sabiendo que el puto alcohol nos debilita y nos equivocamos en decir nuevamente que si...
Si Dios ama a los que ríen, a nosotros, nos acunará con un cuento...
Los desaparecidos, los pibes chorros aparecen como una equivocación en esta vida sencilla y sana.
Todavía sigo preguntándome: qué pasó? por qué?.
Leo: "mientras se calienta el agua del mate, hay cantos silvestres que invaden mi habitación y me despiertan, y el desierto ya es una lejana ilusión, en los remolinos de la infancia".
Aldo tu libro que me hizo sentir mi propia infancia.

Juani T. Figueroa - Narradora oral.-
Publicar un comentario