viernes, 2 de abril de 2010

El sueño del poeta





El sueño del poeta

Cuando el poeta lee
hay aplausos a rabiar
algunos histéricos abucheos casi inaudibles
gritos y ovaciones,
tipos enloquecidos y vítores demenciales,
y dicha sea la verdad:
el poeta no lee muy bien,
ni sus poemas son para enardecer a vastas concurrencias
y mucho menos el tipo es un poeta
tocado por la fama o los honores de sus pares.
Pero hay que reconocerlo
nobleza obliga
cuando el poeta lee
hay energúmenos contra el alambrado
(dispuesto especialmente para cuidarlo)
oyentes fanáticos con ojos desorbitados y manos desesperadas
golpes en las mesas y cerveza volando por el aire.
Es una bacanal romana en medio de un mundo que se cae a pedazos.
Un solo detalle colabora en esas circunstancias
en que leo mis dolientes artefactos como si fueran grandes poemas
dos elegantes señoritas muy agraciadas
o sea, un par de hembras que rajan la tierra del inmenso salón
se van desnudando a medida que los espectadores
aplauden y reclaman interminables bises.-


Mi agradecimiento a Fernanda Escudero y Mariano Ortiz del Caldero del diablo (http://elcalderodeldial.blogspot.com/) y demás amigos, actores y exhibicionistas.

http://www.youtube.com/watch?v=1hDhUnBFGaU

Un abrazo impetuoso.
aldo luis novelli/ desde los bordes del desierto.-
http://www.la-sed-infinita.blogspot.com
La poesía es un oasis luminoso en medio del desierto. El poema es la sed.


Publicar un comentario