martes, 25 de mayo de 2010


En el bicentenario la poeta y amiga Marta Goddio conmemora nuestra matria con tres poemas soberbios






Cuando la memoria del barro se desborde

Por la memoria que viaja estrepitosa
desde las cimas vírgenes
en torrente inabarcable al entendimiento,
el indómito espíritu de la estirpe india
con tenacidad milenaria viene horadando
la roca madre

Perseverante, socava sus entrañas
comprometiendo la pétrea y natural esencia
con los sedimentos ceremoniales, colectivos
de los pueblos colectores de raíces y frutos
labriegos de las artes nómades y sus herencias

Hoy sus huellas son barro profanado
Versátil materia para los alfareros de esclavos.
Mano de obra barata mientras sirva
es el trabajo de sus manos hilanderas,
pescadoras, hortelanas…

Ya no hay lenguas talladoras de leyendas
en los arenales encendidos de fuego y luna.
De tanto nombrar silencios enmudecieron los tambores.
Sus ritmos mensajeros de historias y trabajos
quedaron atrapados en los raigones de la noche.

Como el río, el espíritu indio
no se resigna a su destino de llanura y mansedumbre
por los errantes recodos que invita el paisaje,
ni a sus distracciones seductoras.
Trabaja con paciencia los silencios,
la palabra, los sonidos
en cada una de sus criaturas
hasta que llegue la creciente
y la memoria del barro se desborde.

Marta Goddio- 1 de mayo de 2.010

GRIS DE MAYO

Abrirá la noche una incógnita por cada silencio
cuando las mordazas del miedo desaparezcan
liberando todas las palabras necesarias
al otoño en gris de mayo interpretado por el viento.
Cuando lluevan las verdades sobre las manos
se desatarán los nudos de las infamias
y habremos de escribir los muros
con las consignas de los tiempos nuevos.
Por las injusticias viejas germinarán nuevas rebeldías
y no será panfleto el signo claro de la herencia
Cuando en las aulas resuenen los nombres
negados por los sicarios de la historia
cuando decir Che sea el sustantivo propio
de la patria activa y militante de Castelli , Moreno y Paso
avanzaremos libertades, avanzaremos Pueblo
atendiendo lo sagrado impostergable.

Marta Goddio. 16-05-10 en madrugada de llovizna






CONTRASTES

A Aldo Novelli por la matria compartida,
a Pere Bessó por su generosidad.

En esta tierra argenta
De barro, desiertos y fronda
de roca y agua
Al Sur de un continente deshollado
hay una Matria que cura llagas
entonando sus antiguos cantos.

Memoria viva habitando el viento
abrazando esta tierra de contrastes
de contraluces que confunden
con ilusorias imágenes prefabricadas
con ciudades saturadas de egoístas
y mendigos en los umbrales
con niños despojados de infancias
malabareando incertidumbres
en sus soledades.

En esta tierra argenta
de pueblos fantasmas
de migraciones forzadas
de memorias fragmentadas
de amnesias provocadas
de guerras sucias
de infiernos colectivos
sin puntos finales
sin perdones ni olvidos
hay una Matria que clama por sus hijos
por los naturales y los adoptivos
por los visibles y los invisibilizados
por los exiliados y los expulsados.

A veces sale a la calle, ahoga el grito
marcha en silencio y desde allí señala…
otras resiste a viva a voz
las embestidas en las noches ciegas
en las madrugadas iluminadas
a ráfaga de metralla
bajo los puentes que amparan
la miseria de los asentamientos.

Vidas sin nombrar
Habitantes de los submundos
De los bordes inciertos
Temblando de horror
por el fuego que mata
por la bala perdida que viene
y hace centro
en la columna vertebral
de la humanidad.

En esta tierra argenta
de opulencias y mendicidades
de rostros ocultos tras el antifaz
que se dicen ser la “Ley”
en las horas que nadie ve
está la Matria de pié
resistiendo
el avance furioso y criminal
de las topadoras asesinando montes
A las explosiones que abren tajos mortales a los cerros
Al saqueo sistemático y organizado
Al despojo cruel
de nuestros ríos, nuestra tierra
nuestra sangre…
A los genocidios cotidianos.
En esta tierra argenta,
pródiga y desvastada
de resistencias y obsecuencias
de discordancias y divergencias
de incongruencias y disparidades
de desigualdades infames
hay una Matria solidaria
que se hace polen, pan y palabra…

Marta Goddio con un abrazo de otoño.



Publicar un comentario