viernes, 14 de mayo de 2010


Marta Zabaleta, más allá de modas y palabras convenientes NO calla
















EN UN INSTANTE, CALLO
Carta para Aldo en respuesta a su Matria

hago y rehago las calles de mi infancia, recorro los caminos que me llevan al viento, la imagino dormida
en otra sala rara, bajo una luz intensa, y también, desnuda.
Hoy no la torturan, hoy al ser blanco la operan.
Se ha quebrado un pierna..
En la sala perdida entre almohadones blancos
aunqne no creo en su muerte
la espero de este lado. Lejana, suspendida mirando desde arriba, flotando entre sus sábanas
mientras que mi mirada
se funde con las flores que conforman mi garden,
mis pescados, sus jueces, saltan para decirle:
no mueras, con humor, te esperamos.

Myriam Garbulski, doctora en medicina, escritora, rosarina, como yo, militante, torturada, humillada pero nunca vencida,
en los mismos campos de detención de los esbirros del capital imperial,
Chile, 1973
Hoy la operan por alli...en esa matria.

Avanza la noche, quiebra
carmesí la nostalgia, los pájaros me pían,
he abandonado el rumbo? acaso lo he perdido?
adonde sus maníes, mis sonrisas, sus caracolas?

Mi mano trémula baja hasta el charco
El pescado se contonea y hace
como que toca...

Marta, atardecer del 14 de mayo, 2010, en la patria del frente, sin nación y sin matria.


Publicar un comentario